You are using an outdated browser. Please upgrade your browser

Protección social en salud

Puesto al día por Xenia Scheil-Adlung , Veronika Wodsak en 09.01.2012

Introducción a la sección Protección Social en Salud

La extensión de la protección social en salud es un tema central en la mayoría de los países. Según estimaciones de la OIT, el déficit de acceso a la atención de la salud asciende a un tercio de la población mundial. Dado el gran número de personas que carecen de medios económicos suficientes para acceder a los servicios de salud, proporcionar servicios asequibles es una prioridad en el programa de desarrollo en muchos países de altos, medios y bajos ingresos. La necesidad de pagar por la atención de la salud empuja a la pobreza a millones de personas en el mundo cada año. El aumento de los costes, las restricciones financieras de los presupuestos públicos y las consideraciones económicas relativas a la competitividad internacional han hecho de la reforma de la protección social en salud una prioridad política.

La falta de acceso a la atención de salud tiene repercusiones sociales y económicas importantes. La diferencia significativa en términos de mortalidad infantil entre los países de altos y bajos ingresos, presentada en la figura a la derecha, refleja el fuerte vínculo que existe entre pobreza, acceso a servicios de salud asequibles y muerte.

Aparte de los efectos sobre la salud y la pobreza, los estrechos vínculos entre salud, mercado de trabajo y generación de ingresos tienen un impacto en el crecimiento económico y el desarrollo. Esto puede atribuirse al hecho de que los trabajadores más saludables son más productivos, y que la oferta de trabajo aumenta cuando las tasas de morbilidad y mortalidad son más bajas.

 

Acceso a los servicios de salud

Extender la cobertura de la seguridad social en salud significa crear un acceso efectivo a los servicios de salud que satisfagan las necesidades de la población cubierta. Mientras que la cobertura legal define los derechos a percibir las prestaciones, el acceso efectivo se refiere a la disponibilidad física, financiera y geográfica de los servicios.

La protección financiera es particularmente importante para evitar el empobrecimiento por gastos de salud. Esta protección incluye la reducción de los gastos de bolsillo, ya que impiden el acceso a los servicios que, pagados de este modo, resultan inasequibles; e, idealmente, la indemnización en caso de pérdida de productividad por enfermedad. Los gastos de bolsillo ponen una carga financiera considerable sobre los hogares en períodos de reducción de ingresos y de crisis. Además, aunque los gastos de bolsillo constituyen la fuente más desigual de financiación de la salud, son la mayor fuente de financiación, especialmente en los países pobres, como se muestra en la figura siguiente.

Los costes inasequibles no son la única barrera de acceso a los servicios de salud; también pueden entrar en juego barreras geográficas, culturales, informativas, organizacionales y de otros tipos. El coste es, sin embargo, la principal razón por la cual las personas que caen enfermas no buscan atención médica, y es por ello que en Una estrategia de la OIT para el acceso universal a la asistencia médica (véase abajo la sección "Recursos clave") se pone el acento en la superación de las barreras financieras al acceso a través de la cobertura de la protección social en salud.

 

Superar las barreras financieras al acceso

La OIT define la protección social en salud como un conjunto de medidas públicas, o solicitados por instancias privadas y organizadas por el sector público, en contra del desamparo social y la pérdida económica causada por la reducción de la productividad, el cese o la reducción de los ingresos, o el coste de tratamientos que pueden deberse a una mala salud. Extender la protección social en salud significa reducir las barreras financieras al acceso mediante el establecimiento de mecanismos de prepago y de participación común en la cobertura de los riesgos, los cuales reducen sustancialmente las tarifas de los usuarios, los gastos de bolsillo y los gastos de riesgos catastróficos de salud. Existen diferentes formas de brindar protección social en salud a la población, y prácticamente todos los países han establecido sistemas de salud utilizando múltiples fuentes de financiación, combinando dos o más de los siguientes mecanismos de financiación:


Las estrategias para mejorar el rendimiento de estos mecanismos de financiación de la salud a nivel nacional incluyen:



En regla general, no existe una única mejor solución, dados los diferentes entornos económicos, sociales, políticos, culturales y jurídicos para movilizar los fondos de manera eficaz y aplicarlos eficientemente. Utilizar diferentes mecanismos de financiación al mismo tiempo, explotar las sinergias y garantizar su complementariedad son estrategias que permitirán a los países avanzar más rápidamente hacia el objetivo final de la cobertura universal.


Recursos clave

 »  Protección social de la salud. Una estrategia de la OIT para el acceso universal a la asistencia médica (revisado)

Con el objetivo de lograr el acceso universal a la atención de la salud, la OIT ha desarrollado una nueva estrategia de protección social que sirve de directriz a las políticas sobre el acceso a la atención de la salud.

 


Capacitación

Social security in Latin America: A distance learning course (in Spanish)